Terapia de Pareja

Terapia de pareja | Psicologos en Escazú 

Terapia de Pareja | En Terapia de Pareja cada panorama es distinto. Todas las parejas establecen hábitos, costumbres y hasta rutinas en las que se sienten cómodos. En ocasiones estas mismas rutinas pueden ser las responsables de que la pareja deje de mantener un balance en sus pilares de la relación.

Un ejemplo es aquella pareja que permite que la rutina de todos los días, donde la comunicación es cada vez menos frecuente y cuando la hay, es una discusión. Donde el tiempo juntos se evade para evitar más enojos y problemas y donde el sexo es inexistente.

Se toma en cuenta que en un panorama más amplio de una situación real, los tres pilares no se encuentran en equilibrio. Estos son: Intimidad, compromiso y pasión. Y ninguno se encuentra en sintonía, creando un problema para su eje central: la pareja.

En casos como el anterior, se plantea lo siguiente:

¿Se puede recuperar el amor?

Quizá no es una situación tan imaginaria, y se reconoce en alguna de estas escenas como suya o de alguna pareja cercana. Muchas parejas sienten cómo su relación se deteriora y, a pesar de realizar intentos y darse nuevas oportunidades, resulta imposible salir del círculo vicioso de las discusiones.

Con este panorama, ¿se puede recuperar el amor? «Rotundamente sí», aseguran los especialistas consultados, pero hace falta que los dos miembros de la pareja estén de acuerdo en ello. Aseguran que llega un momento en que la pareja por sí misma no sabe cómo mejorar la relación y necesita la ayuda de un terapeuta especializado para que les guíe en este arduo camino.

¿Cuándo pedir una cita?

No solo es importante lo que se dice, sino todo lo que hay detrás. La terapia es adecuada cuando el problema interfiere significativamente en la vida cotidiana. También es recomendable cuando los afectados se hayan dado oportunidades para recuperar la relación y no lo hayan conseguido.

Lo malo es que, en ocasiones, cuando llegan al terapeuta, ya es tarde, la pareja ya se ha roto, pero acuden porque una de las partes necesita una reafirmación de un ¨Otro¨ (siendo este el terapeuta) de que no hay nada que hacer.

La terapia de pareja, es para construir. Para encontrar ese deseo que se transformo en pasión cuando decidieron estar juntos. Cuanto más tiempo se esperan para solucionar el problema, mas definitiva se vuelve la posición en la que se colocaron dentro de la relación de pareja. Por ejemplo: posiciones de víctima, de agresión, de machismo.

La entrevista

La entrevista inicial, es toda esa primera sesión. En la que el terapeuta recibe los datos necesarios de ambos para evaluar la situación de partida: cuándo empezó la relación, si tienen hijos, en qué momento sintieron que estaban en crisis, motivo por el que acuden, también es importante explicar la manera en que el consultorio trabaja sus terapias de pareja y el compromiso que la pareja también debe poner en estas para ver resultados positivos.

Las sesiones

Es importante siempre hacer que recuerden la razón de su unión, porque se enamoraron, que vieron el uno en el otro. Si fueron capaces de unirse, son capaces de solucionarlo.

En la terapia de pareja ambos tienen que estar claros que no hay un solo culpable, sino, que las relaciones son de dos y ambos tienen su cuota de responsabilidad. Pero más importante aún, recalcarles que ambos están ahí en terapia, y ya eso es un indicador de que lo quieren solucionar.

El terapeuta ofrece un espacio de ellos, donde puedan aprender a comunicarse nuevamente y buscar la raíz del problema. Analizar este y encontrar diferentes vías para solucionarlo.

Duración de terapia

Esta varia de caso en caso. Pero principalmente en lo que la pareja este dispuesta a trabajar en terapia. Entre más quieran trabajar en sesiones, más avance hay. La duración de la terapia también va a depender del tiempo en que han tenido alguna problema sin solucionar. El tiempo que tienen de estar juntos y que tan dispuestos esta en solucionarlo.

Las sesiones son de forma semanal, al menos las primeras cuatro sesiones. Buscando resultados positivos esperabas hacia la cuarta sesión.

No hay formula mágica para solucionar cualquier problema, pero la determinación y el compromiso son parte del éxito en las terapias de pareja.

¿Y si uno de los dos no quiere ir?

Es importante que ambos acudan a la terapia de pareja juntos desde el inicio. Ambos deben estar comprometidos y con actitud de construcción.

De manera que si uno de los dos no desea acudir, es mejor iniciar con terapia individual. Esta irá viendo la relación de una manera distinta y puede que el cambio individual poco a poco vaya mejorando la misma relación de pareja.