Resiliencia

Resiliencia

AUTISMO Y EL DESARROLLO DE LA RESILIENCIA


Manuel Casanova 30 septiembre, 2016 Opinión 2521


La resiliencia es una fuente importante de apoyo para aquellas familias que tienen niños con discapacidades. Defino resiliencia como -la capacidad de resistir el estrés, aquella parte de la personalidad o carácter que le permite a uno el ponerse de pie después de que la vida nos ha arrojado algún golpe.-

Según Karst y Van Hecke, a veces, la naturaleza penetrante, la gravedad, y la tensión financiera del espectro del autismo puede traducirse en estrés para los padres manifestándose así en altas tasas de divorcio (Karst y Van Hecke, 2012).

Desgraciadamente el estrés en los padres se transfiere finalmente a los hijos disminuyendo así la calidad de la vida familiar y afectando negativamente cualquier intervención o intento de ayuda.

No hay una varita mágica para aumentar la resiliencia de uno mismo. Piense acerca de ello de forma análoga a perder de peso. Si hubiera una manera acertada y conveniente para perder de peso, todos hubiéramos oído hablar de ella.

Un estudio de 2007 informó que las familias con un niño con autismo, a menudo aumentan su resiliencia utilizando una variedad de maneras incluyendo el dar un significado positivo a la discapacidad, la movilización de recursos, el mantener un frente familiar unido, la búsqueda de una mayor apreciación de la vida en general, y el ganar fuerza espiritual (Bayat, 20017; véase también el blog anterior: bit.ly/1npDkZi).


¨Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo.-Friedrich Nietzsche.¨


Por lo tanto, las familias resilentes tienen múltiples vías para la creación de apoyo. Más importante aún, muchas de estas características se pueden cultivar y fortalecer.

Dominios

Resiliencia en las Dificultades

En este artículo vamos a hablar de 5 dominios que se pueden practicar como una forma de aumentar la resiliencia:

1) Tomar conciencia de sus nuestros puntos fuertes y débiles: Examine sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Cuanto más sabemos acerca de nosotros mismos, más descubrimos creencias/suposiciones que nos meten en problemas. ¿Cómo se puede promover la conciencia de uno mismo? Tómese tiempo para reflexionar y desarrollar introspección.

Esto le permitirá reflexionar sobre la manera en que usted reacciona a diferentes situaciones. Obtenga consejos de alguien que pueda señalar las cosas para usted, alguien que le permita descubrir sus puntos ciegos. Nota: Siempre hay que morderse la lengua cuando se pide consejo. Nunca contraataque si está en desacuerdo con sus críticas.

2) Relaciones: Las personas que son resistentes tienen buenas relaciones interpersonales y trabajan duro para mantenerlas. Cuando se gestionan relaciones hay que mantener las necesidades de las otras personas satisfechas, pero también hay que trabajar con la misma intensidad en establecer límites. Usted sabe lo que no va a aguantar. A veces las personas tóxicas pueden ser la causa de estrés y hay que saber cuándo se tiene que poner distancia de ellas.

3) El cuidado personal y la autogestión: “Quitándose el mono de la espalda” es una metáfora pero al mismo tiempo es un término derivado de la gestión empresarial. La metáfora hace referencia a pasar el problema de una persona a otra así “quitándose el mono de la espalda”. Un constructor del estrés es el no poder delegar trabajo y seguir haciéndolo todo uno mismo.

Si alguien tiene un problema ayúdelo a trabajar el mismo. Comparta soluciones en lugar de hacerse cargo del problema. Otra sugerencia es la de establecer tiempo fuera del trabajo para realizar conductas ritualizadas. Salga a tomar café, es decir, establezca pequeñas rutinas que le hagan salir de su situación actual durante unos minutos.

4) La atención plena o el estar consciente del presente sin juicio: ¿Está involucrado en los comentarios que provienen de su cabeza? Tenemos muchos canales sensoriales que entran a la vez y tenemos que seleccionar a cuál de ellos vamos a prestar atención. La multitarea es lo contrario de la atención y, a veces, puede conducir a estrés. Usted tiene tan solo dos manos y le gustaría tener muchas otras, pero sólo tiene un cerebro. Al realizar muchas tareas la dificultad no está en las manos, sino en su capacidad mental para manejarlas.

Hay que practicar la atención con el fin de obtener sus beneficios. Usted puede saber acerca de gimnasios, pero se necesita práctica para aumentar el tamaño de los músculos. Por ejemplo, para ejercitar la atención plena usted puede optar por prestar atención a su respiración, la presión de la almohadilla en contra de su cara al dormir, el asiento en que está sentado, o el sonido del aire acondicionado. Sólo recuerde que si usted está comiendo tan solo debe comer, si usted está caminando tan solo debe caminar, no hacer varias cosas a la misma vez.

5) Conocer la diferencia entre el Propósito (con mayúscula) versus propósito (con pequeñas tapas): ¿Se siente como que están logrando algo en su vida o que sus esfuerzos están siendo apreciados? Este tipo de actividad refleja Propósito. Hay que tratar de reflexionar sobre las cosas que le hacen sentir bien a uno mismo, por ejemplo, que usted llevó su hijo a su partido de softball. Esta reflexión significa que usted es un buen padre y que los mismos rasgos suyos se pasará a la siguiente generación. La construcción de la resiliencia en este sentido se trata de tener pasión, productividad, prioridades, y perspectiva.

Si usted pasa el 20% del tiempo haciendo cosas que realmente le gustan, estará protegido del estrés. Conscientemente, nuestro cerebro no está cableado para hacernos felices. Nuestros antepasados estaban satisfechos con el status quo. Ellos descubrieron que la actitud adaptativa era algo positivo cuando nuestro principal objetivo en la vida era tan sólo el sobrevivir. Hoy en día tenemos que hacer más con nuestro cerebro. Hay que invertir en la educación y la mejora continua.

Durante la práctica de la construcción de su capacidad de resiliencia hay que reconocer que existe una brecha entre saber qué hacer y poner lo mismo en práctica. Hay que programar nuestras actividades, implementar las mismas y revisar su progreso. Si es posible, haga los ejercicios con un compañero que le ayude a mantener responsabilidad sobre su progreso.

Autismo

Lo último sobre autismo
Publicado por Pilar Quijada el feb 18, 2015

El autismo, más complejo de lo que se creía. El estudio del genoma del autismo más grande hasta la fecha, financiado por Autism Speaks, revela que las bases genéticas del trastorno son aún más complejas de lo que se pensaba: en la mayoría de los casos de hermanos con trastorno del espectro autista (TEA) los genes implicados son diferentes.

El proyecto MSSNG (pronunciado “missing”) fue portada de Nature Medicine el pasado mes de enero. Simultáneamente a la publicación, los datos del estudio se convirtieron en parte de la primera entrega de aproximadamente 1.000 genomas de autismo, la décima parte de los que se pretende secuenciar y poner a disposición de todos los investigadores, con la esperanza de que puedan servir para realizar tratamientos especializados.

Se secuenciaron 340 genomas completos de 85 familias, cada una con dos niños afectados por autismo. La mayoría de los hermanos (69%) tenía poco o ningún solapamiento en las variaciones de genes conocidos implicados en el autismo. Los pares de hermanos compartían el mismo gen asociado con el autismo menos de un tercio de las veces (31%). Puesto que el autismo a menudo se da en familias, los expertos habían asumido que los hermanos habrían heredado los mismos genes de predisposición al autismo de sus padres. Ahora parece que esto puede no ser cierto.

Un fármaco usado en la enfermedad del sueño, revierte el autismo en un modelo de ratón. Un estudio publicado en enero en la revista Molecular autism sugiere que una forma genética de autismo en un modelo de ratón también se corrigen con suramina, un fármaco utilizado para la enfermedad del sueño. El tratamiento funciona incluso cuando se inició en ratones adultos jóvenes.

Al parecer el fármaco reduce la respuesta peligro celular (CDR) que tiene lugar cuando las células son expuestas a un peligro en la forma de un virus, infección, toxina, o incluso ciertas mutaciones genéticas. Frente a estas amenazas las células reaccionan a la defensiva, suspendiendo las actividades ordinarias y generando barreras contra la amenaza percibida.

Una consecuencia es que la comunicación entre las células se reduce, lo que los científicos dicen que puede interferir con el desarrollo y función del cerebro, dando lugar a los trastornos del espectro autista. Los investigadores utilizaron un modelo de cromosoma X Frágil en ratón, uno los más estudiados en ratón para los trastornos del espectro autista (TAE). Y utilizaron suramina, un medicamento utilizado mucho para la enfermedad del sueño, para revertir los síntomas. El enfoque, llamado terapia antipurinergic o APT, bloqueó la señal CDR, permitiendo a las células restablecer la comunicación normal y revertir los síntomas de TAE.

¿El autismo, en los rasgos faciales? La detección temprana del autismo en los niños es clave para que los tratamientos sean más eficaces y produzcan los mejores resultados. Mediante el uso de técnicas avanzadas de imágenes en 3D y análisis estadístico, investigadores de la Universidad de Missouri han identificado medidas faciales en niños con autismo que podrían convertirse en una herramienta de detección para los niños pequeños y proporcionar pistas sobre sus causas genéticas.

La investigación se publicó en el Journal of Autism and Developmental Disorders. ”Queremos detectar los rasgos faciales específicas de la cara de un niño con autismo”, explican los investigadores. “Si lo logramos, podría ayudarnos a definir las estructuras faciales comunes a los niños con autismo y potencialmente la detección temprana de la enfermedad”. Los investigadores partieron de una observación clínica: “A lo largo de años de tratar a los niños, me di cuenta de que una parte de los diagnosticados con autismo tienen características faciales similares.

Pensé que tal vez había algo más que una coincidencia. Al agrupar en función de sus medidas faciales y el registro de sus síntomas, quisimos determinar si los subgrupos basados ​​en la estructura facial se correlaciona con los síntomas y la gravedad “, explican. Los análisis revelaron tres distintos subgrupos de niños con autismo que tenían patrones de medición similares en sus características faciales. Estos subgrupos también comparten similitudes en el tipo y la gravedad de los síntomas del autismo.

Inflamación cerebral, un sello distintivo. Si bien muchas combinaciones diferentes de los rasgos genéticos pueden causar autismo, los cerebros afectados por esta patología comparten un patrón de respuestas inmunes aumentado, según revela un análisis de datos de autopsias de cerebros humanos. El estudio, fruto de la colaboración entre la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Alabama en Birmingham, incluyó datos de 72 de personas con autismo y control.

Se publicó en diciembre pasado Nature Communications. La inflamación no es la causa, sino una consecuencia de la mutación de algunos genes, aseguran los autores, que apuntan que sería interesante averiguar si el tratamiento de la inflamación podría mejorar los síntomas de autismo.

El retraso del lenguaje deja huella en el cerebro. Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Cambridge y publicado en la revista Cerebral Cortex ha encontrado que una característica común del autismo -retraso del lenguaje en la primera infancia- deja una “firma” en el cerebro. Los investigadores estudiaron a 80 hombres adultos con autismo: 38 que había tenido retraso en la aparición del lenguaje y 42 que no lo tuvieron.

El retraso del lenguaje se asoció con diferencias en el volumen del cerebro en varias regiones clave, como el lóbulo temporal, la ínsula, ganglios basales, que eran todos más pequeños en los que tuvieron retraso en el lenguaje; y en las estructuras del tronco cerebral, que en este caso eran mayores. El año pasado, la Asociación Americana de Psiquiatría eliminó el síndrome de Asperger (trastorno de Asperger) como un diagnóstico independiente de su manual de diagnóstico (DSM-5), y lo incluyó dentro de ‘trastorno del espectro autista. “ El cambio fue una de las muchas decisiones controvertidas en el DSM-5, el manual principal para el diagnóstico de trastornos psiquiátricos.

El profesor Simon Baron-Cohen, autor principal del estudio señala que “este nuevo estudio muestra que una característica clave del Síndrome de Asperger, la ausencia de retraso en el lenguaje, deja una firma neurobiológica duradera en el cerebro. Aunque apoyamos la opinión de que el autismo en un espectro, subgrupos basados ​​en las características de desarrollo, tales como el Síndrome de Asperger, merecen más estudio”.

Fuente original:

http://abcblogs.abc.es/cerebro/public/post/los-ultimos-hallazgos-sobre-autismo-16554.asp/